Objetivo

Nuestra intención no es otra que la de revitalizar la práctica tradicional del carteo, es decir, que todos aquellos que quieran participar, envíen y reciban cartas durante una semana.
Durante los días del 17 al 23 de abril visitamos colegios, institutos, universidades, centros de mayores; medios de comunicación de una y otra localidad o ciudad que se hacen partícipes de la conmemoración epistolar. Que nos dan voz. Y que hacen que se difunda la noticia y que no quede nadie desinformado, nadie solo que no pueda participar en la Semana de la Carta por desconocimiento.
 
Durante esa semana vuelan mensajes bonitos en forma de carta, de abuelos a nietos, de padres a hijos; entre compañeros de clase, entre amigos, entre compañeros de trabajo. Se intercambian misivas alumnos que aprenden español y viven en países cuya habla no es hispana, con personas cuyo idioma es el español, pertenecientes a uno y otro lado del hemisferio. De hecho, celebramos nuestra I Semana de la Carta Manuscrita, en la que participaron varios miles de personas y se promovió el intercambio postal entre 35 centros de diferente tipo, incluyendo primaria, secundaria, universidades, centros de idiomas y residencias de mayores. Un amplio espectro, como pueden ver, en el que han intercambiado cartas personas foráneas, quienes han usado nuestro idioma español como código común de comunicación. Dato de gran pertinencia puesto que hay que tener en cuenta que hablamos de países como China, Italia, Francia, Alemania, Polonia y Brasil (entre otros) cuyo idioma oficial no es el español.
Anuncios