El primer encuentro

Como la luna que al cielo nocturno entra,

Viniste a verme dándome luz en mi camino,

Y de repente entre la niebla te encuentro,

Como una amapola que busca el rocío,

Para poder renacer en una mañana de primavera,

Porque fuiste el rayo de sol que salió del primer despertar,

Porque tuviste el rocío para florecer y ser una amapola.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s