Cartas de las hablas autóctonas

Antonio Miguel Alcázar Hernández

¡Hola, queridos amigos! Reanudamos otra vez esta sección, tras un largo mes, con una carta que envía un abuelo a su nieto. El abuelo es natural de Graus (Huesca) y le escribe al nieto que vive en San Sebastián. Este abuelo le manda un cuento propio de su tierra que está escrito en el dialecto autóctono de ese lugar. Leamos la carta:

Querido nieto:

Te mando el famoso cuento de la lechera que está escrito en el dialecto de Graus. Este se redactó hacia 1895. Aquí, lo escribo:

(Una muchacha tenía un tío que había vuelto al pueblo con una gran fortuna y que pensaba quedarse allí para siempre; pero acostumbrado a la vida de las grandes ciudades, no se hacía a la vida rústica y decidió volver a marchar).

I cuan ya s´en iba su tío, le daba di la moceta: “Compre-me una craba pa yo, que m´en iré a vendé la leche a Gráus”. I su tío la iba comprá el día que s´en iba.

I con la moceta iba dicho en casa: m´en iré a bendé la leche a Gráus”, ban pensá su pare i agüelo: “la de to- las crabas podría í a bendé esta moceta; nos tocarían buenos dinés.” I la moceta ba dí entonces: “I a yo, que me darán de llebá la i?” “Como tiens una craba, te darén pa tu lo que saques un día de la semana.” Y ella se ba fé múi contenta; en ba í traén mucho tiempo, i con lo que le tocaba de cada semana, se ba comprá un pañuelo de sarja i un apretadó, i ba pensá ella: “Ora, ya tiengo prou ropa, i con lo qu´en saque ói de la leche, qu´en faré i m´en iré a Pruquemá, que tienen muchas gallinas i m´en compraré una; le posaré veintitrés gueros i me sacaré lo menos veinte pollos; las pollas, me las dixaré en casa pa que posen i me benderé los güegos; los pollos, me los benderé en Gráus el día de la fiesta, que los pagan milló qu´en to-l año, i me guardaré los dinés asta que me pueda comprá una baca, i la baca me parirá un nobillo; i con lo que m´en saque del novillo, de los güegos y de los pollos del otro año que posaré tres o cuatro llocadas, yo me compraré un campo, i la baca que m´abrá paríu otro nobillo, i los güeros y la leche que áiga bendíu, ya seré la más rica de toz esto llugás, i entonces sí que tendré novios, pero me faré respetá i vendrá ixe Ramonón de la Terrazuela que e tan presumíu, i ya no me llamará Mariona, sino que me dirá: “Marieta, ¿te qués casá con yo? I yo le diré: “¿Ora biens con éstas? No, aber beníu antes; ora, porque sói rica, me llamas Marieta, ántes siempre me llamabas Mariona; yo me quiero casá múí a gusto, m´en quiero í el día San Miguel a la feria, i pa ixo, me posaré ben maja, que aquel día acuden a Gráus to-los millós mozos que ñ´ai al rededó i me triaré al más guapo que béiga.” I al dí esto, entrepuza en una pedra; se le cái el cantre i se le ba fé a peazos i adiós ilusiones!
[Manuela Alvar (1978): Antología dialectal hispánica]
Espero que sepas apreciar esta gran maravilla.

Un abrazo,
Tu abuelo

Antes de realizar el comentario de siempre, cabe decir que el medio del cuento que aparece en la carta es escrito. Pero, la escritura sirve de médium de la oralidad. A continuación, voy a mencionar de forma muy brevemente los principales rasgos que aparecen:
Desde un punto de vista fonético-fonológico, destacan: las equivalencias acústicas o asimilaciones entre la bilabial oclusiva sonora y la velar -b y g- (agüelo); formación extrema de sirremas debido a que cuando una palabra termina por vocal y la otra empieza también por vocal o hache muda (m´en, m´abrá); velar por hache muda seguida de /u/ por su acercamiento articulatorio (güegos); metátesis (craba); mantenimiento de la labiodental /f/ (faré); síncopas (peazos); uso del fonema palatal fricativo sordo /x/ (ixo, dixare); ); confusión de /b/ y /v/ (biens, ba); alargamiento de vocales tónicas que provoca la síncopa de la vibrante simple /r/ (í, bendé); cambios de acentuación (traén, apretadó) y diptongos antietimológicos (tiengo).
Con respecto al plano morfo-sintáctico, resaltan los siguientes fenómenos: influencia catalana en el empleo de los determinantes (to-l año); morfemas de influencia catalana (millós); el empleo de pronombres de dativo ético (m´en compraré me sacaré); uso del pronombre en de influencia francesa (m´en iré)  y uso del diminutivo terminado en -ete o -et (moceta)
En el aspecto semántico, llama la atención los arcaísmos (cuan, ora); léxico de origen catalán (millós); influencia asturiana y leonesa en las palabras (bendíu, presumíu) y léxico propio (entrepuza).
En conclusión, cada lengua configura la realidad de una forma distinta. Así, vemos cómo el cuento de la lechera varía de un lugar a otro. Podemos deducir, por tanto, que este “dialecto” propio de Graus es una lengua muy rica y llena de enormes recursos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s