Cartas de las hablas autóctonas

¡Hola! Os traigo un prólogo del libro Vademécum lezuceño de Antonio Martínez Moreno. Como ya saben los prólogos son cartas que los autores escriben y que van dirigidas para los lectores. Por ello os lo muestro, para que podáis apreciar las grandes riquezas de las que gozamos.

 Además, me gustaría incidir en un aspecto: nadie habla mejor ni peor que nadie. Estoy harto de escuchar que fulanico habla peor que menganico.  Así, todas estas cartas que os traigo no reflejan  un mala habla de un pueblo, ¡no! Representan una variedad, una “lengua” distinta a la que usamos. ¿Las personas que no hablen español estándar quiere decir que hablan mal? Pues la respuesta es rotunda: no, de lo contrario TODOS hablaríamos mal. Nadie en el mundo habla español estándar, porque una lengua es un continuum, y está sometida a unas variaciones y a unos cambios constantes. Cada persona va a hablar con unas determinadas características. De este modo, cualquier persona va a hablar distinta a otra, no hablan igual los del centro de Murcia que los que viven en el interior, pero es que tampoco hablan igual los que viven en el propio centro de Murcia.  De esta forma pretendo dejar claro que nadie habla peor que nadie. Cada habla es una riqueza, un caudal genuino que tenemos que cuidar y gozar, y no discriminar.

Al margen de todo esto, querría dar las gracias a Fructuoso y a José Antonio, por darme a conocer esas variedades tan preciosas que se dan en Albacete, dado que sin ellos me hubieran pasado desapercibidas.

Después de estas digresiones, os dejo con el prólogo:

¡M´A DEJAO ESPATARRAO!

[…] To cuanto enese escrito digo es tan rial como el sol que mos alumbra. Cuando ti´ es a tu lao algo y convives con él, no le das denguna importancia, hasta paice que pasa invartío, no l´aces caso; pero no mos damos cuenta que en tu celebro to se recopila, como mesmamente ocurre con los ordenaores esos que s´han implantao agora, y esta visión diaria, ese roce y d´ambular, esas preocupaciones y trebajos trascurríos s´han metío drento… Si nunca t´alejes dese ambiente, quizás no llegues a enterarte que tó está controlao y seguirás tu caminar sin más ni más; pero cuando, por los motivos que sean, t´as alejao y te topas con unas normas y costumbres mu distintas a las tuyas, a las c´as vivío, esos controles y datos recopilaos van saliendo poco a poco y t´asoman a la memoria, como pa´ que compares los unos con losotros. Resultao: te s´entra una congoja y añoranzas que te dejan espachurrao, mitigás unicamente por esas rebeldes lágrimas que, sin querer, te surcan la cara; el lugar d´origen d´uno será más bonico o más feo, importancia ni tié denguna, pero lo qui´es con toa la juerza del corazón.

No qui´ó acabar esta introducción sin antes decir que el presente libro no tie na de güeno, pos no es mas que´so, una recopilá de notas y datos pero que, a veces, nos es de muncha necesidá saberlos. Me creo haber conseguío una información cuasi completa con respeto a tal contenío, pero bien sabís tos los que me conocís que yo d´escritor, se mu´poco y me falta muncha experiencia enestos menesteres, por eso pido perdón por toas las faltas cometías y … lo que quede de güeno, lo dedico a mis paisanos lezuceños…

Antonio Martínez  Moreno

A continuación, os voy a mencionar brevemente los rasgos principales que aprecio en este prólogo:

Desde el punto de vista fonético-fonológico, resaltan los siguientes fenómenos: síncopas de la dental oclusiva sonora  /d/ en situación intervocálica (vivío, ordenaores), estas producen que se acentúen y que se marquen las vocales tónicas al alargarlas (metío, conseguío); desaparición de la vocal media anterior /e/ que provoca cambios de acento enfático y alargamiento de la vocal cerrada anterior /i/ (sabís, conocís); sustitución de la labiodental fricativa sorfa /f/ por la velar oclusiva sonora /g/ (juerza); formación extrema de sirremas debido a que cuando una palabra termina por vocal y la otra empieza también por vocal o hache muda desaparece (t´alejes, s´han implantao); se alarga las vocales (pa´, mu); equivalencias acústica entre la bilabial oclusiva sonora y la velar -b y g-(güeno); metátesis (drento); epéntesis (muncho); desapariciones casi totales de palabras y cambio enfático (tiés); muchas palabras aparecen unidas al pronunciarlas a la vez -fenómenos de fonotaxis- (enestos, losotros) y se producen vacilaciones de vocales átonas (invartío, trebajos).

Con respecto al aspecto morfo-sintáctico, es curioso cómo en vez de decir “nos damos cuenta” dice mos damos cuenta, usa una bilabial no una dental. Este hecho también se da en Munera, que se encuentra a 17 km aproximadamente de Lezuza. En Munera emplean los, y dirán “los damos cuenta”. Es un hecho muy significativo y curioso que afecta a la confusión y a la combinación de palabras. Además, es llamativo cómo usan los verbos en la segunda persona del plural, monoptongando el diptongo y produciendo un cambio de acentuación (sabís). También, usan denguna por “ninguna”.

En el plano semántico, destacan palabras como espachurrao, paice… Me resulta muy significativo el empleo del verbo asomar refiriéndose a la memoria, en vez de haber usado otro verbo como venir: t´asoma a la memoria.

Por último, me gustaría decir que este texto se corresponde con el habla de Lezuza, un pueblo del norte de Albacete. Quiero, también, esgrimir que hay que querer nuestras variedades y las de los demás, y tenerles cariño, no odio ni desprecio. Recordad que hablamos distinto, pero que nadie habla peor ni mejor que nadie; cada uno habla lo que ha adquirido, y esto es un don innato muy bonito que poseemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s