Carta III

Querida amiga:

Se ha ido y ha dejado la puerta sin cerrar; se ha ido en el sigilo de la noche…<>. Se ha ido, sin más. Se fue. No pude verlo marchar, ya no estaba, aunque lo imaginaba. Al final nos hemos llegado a conocer.

<<¿Ahora qué?>> ahora nada. Hace tiempo que no había nada sin él; siendo tan discreto era capaz de arrebarle la luz al amanecer, de eclipsar la noche, de ser el protagonista de todos mis actos teatrales y sin venir se fue y yo con él. Porque esa parte del pensamiento, ese amar, ese trasiego, ese cerrar los ojos y verlo y hablarle y tenerlo…eso está hoy igual que ayer, no, más; ya no está él. <>. No quiero, lo sé: sí, ya no está él.

P.D. <<¿A quién lloras cuándo no te quedan lágrimas, dime ¡amiga! a quién?>>

Yolanda Ruano Laparra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s