Hola cariño

¡Hola, cariño!
Escribo tu nombre y me caen dos lágrimas…ah no, tu nombre no he tenido fuerzas para poderlo escribir. ¿Sabes? no siento el daño por la desilusión, no. Lo que siento es que habría matado ¡créeme! porque no hubieras sido tú. Habría seleccionado a cualquiera, a quien fuera para que me decepcionase pero no a ti, ¡la muerte del ídolo!
¿Cómo se supera? Ja, qué ilusa; todavía, cuando nadie nos oye y llega la noche, entre el pecado y yo, entonces, todavía sueño que es mentira y por una etapa de sueño, la más temprana: la más imaginaria, en esa todo es perfecto. Freud me devuelve, cuando ya no me queda nada, el aliento.
…Pero…el sol rompe los besos, es el realismo que mata mis versos, me hace pedazos, de nuevo; de nuevo, de nuevo, de nuevo, sí…era él y sí, era cierto.
<<Cuando lo veas, dile que no se arrepienta y que no me pida perdón. No, porque soy yo, entre los dos, la que lo siento. Ese arrepentimiento es mi torpeza, mi lamento. Es el ladrón de aquello que no era verdad, pero ¡Dios, para mí era tan cierto!
Llévatelo, llevalo lejos. ¡Quédatelo si lo quieres y si no, no! Pero, eso sí, no me lo cuentes. No me digas que existe. Sin embargo, dime que no desperté y que esto no es cierto. Dime que no lo hizo, él no…
Y es de día, amiga, y yo lo quiero
PD: ¡Arráncame el corazón, ah no, si ya no tengo!>>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s