Cartas de las hablas autóctonas

Queridos compañeros: comenzamos, por primera vez, esta sección de “Cartas de las hablas autóctonas” de la mano de un poema de Vicente Medina inserto en una carta con unas muy peculiares características lingüísticas. Dicho escrito consiste en que un murciano se ha encontrado una composición, y se la manda a un gran amigo suyo del País Vasco para mostrarle que su “dialecto” goza de una notable producción escrita. Así, pretende hacerle entender que su “dialecto” también podría ser considerado una lengua. Aquí os dejo esta correspondencia:

Querio amio Jelicinano:

Te escribo pa que veas que sí hay textos en mi “lengua”. Así qu´ándate con cuidao, y no digas que lo que hablamos en mi tierrica es un dialecto. Pué que algún día  alcance ese estatu de lengua, igual que le pasó al castellano con respecto al latín. El poema e de Vicente Medina, un compatriota nuestro, de finale del siglo XIX:

Cansera

¿Pa qué quiés que vaya? Pa ver cuatro espigas
arroyás y pegás á la tierra;
pa ver los sarmientos rüines y mustios
y esnüas las cepas,
sin un grano d’uva,
ni tampoco siquiá sombra de ella…
Pa ver el barranco,
Pa ver la laera,
Sin una matuja… ¡pa ver que se embisten,
de pelás, las peñas!…
Anda tú, si quieres,
que á mí no me quea
ni un soplo d’aliento,
ni una onza de juerza,
ni ganas de verme,
ni de que me mienten siquiá la cosecha…..
Anda tú, si quieres, que yo pué que nunca
pise más la senda,
ni pué que la pase, si no es que entre cuatro,
ya muerto, me llevan…..
Anda tú, si quieres…..
No he d’ir, por mi gusto, si en crus me lo ruegas,
por esa sendica por ande se jueron,
pa no golver nunca, tantas cosas güenas…
esperanzas, quereres, suores…
¡tó se jue por ella!
Por esa sendica se marchó aquel hijo
que murió en la guerra…..
Por esa sendica se jué la alegría…
¡por esa sendica vinieron las penas!…
No te canses, que no me remuevo;
anda tú, si quieres, y éjame que duerma,
¡a ver si es pa siempre!… ¡Si no me espertara!…
¡Tengo una cansera!..

Aires Murcianos, 1899

Güeno, espero que te haya gustao.

Saludicos,

Pepe

Una vez leída la carta, voy a comentaros brevemente los principales rasgos lingüísticos que aparecen.

Con respecto a la fonética y a la fonología, destacan los siguientes aspectos: cambio de acento enfático (arroyás, pegás); formación extrema de sirremas (d´aliento, siquiá); epéntesis en entornos intervocálicos (éjame, espertara); síncopa de la dental oclusiva sonora /d/ en situación intervocálica (suores,laera); equivalencia acústica entre la bilabial oclusiva sonora y la velar –b y g- (güeñas, golver); sustitución de la labiodental fricativa sorda /f/ por la velar oclusiva sonora (jué, jueron), síncopa de la vibrante (quiés); la aspiración de la alveolar fricativa final (pué) y a veces la sustitución de la interdental fricativa sorda por la alveolar –z y s- (crus).

Desde el punto de vista morfo-sintáctico, llama la atención la formación de palabras con el sufijo –ico (sendica), y con el sufijo –uja (matuja) y un uso excesivo de las construcciones finales (pa ver).

En el plano semántico, aparecen muchas palabras propias del murciano: embisten, pelás, matujas, siquiá, tó, cansera

Para concluir, me gustaría decir que estos rasgos nos muestran que el autor de ello era del interior de Murcia, tenía que estar en permanente contacto con las plantas, y ser luego a luego un huertano.

Anuncios

Un comentario en “Cartas de las hablas autóctonas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s