Carta I

 

Querida yo:
esa que vives en un tú que no le corresponde. Esa, ja,ja,ja, que llora en silencio y pelea gritando, esa que no admite alineamientos y que sería capaz; sin embargo, de dejarse matar a besos.

Querida yo, en esa pecera no hallas salida. La retroalimentas de lágrimas y siempre hay caudal para seguir, pero seguir dando vueltas. Nadie es tan bueno, ni tan malo, mi querida yo, ni siquiera tú. Nadie tiene principios, de hecho es martes y te estás escribiendo.

Ya no te fías de nadie, yo. Ni buscas cariño. ¿Para qué? Solo nos queda matar a la esperanza y poder morir tranquilas; en soledad, en la nada Donde no se piense por qué se vive ni por qué se mata. Yo, nadie dijo que fuera fácil, yo.

Cierra la puerta al salir y llora al doblar la esquina; pero no agaches la cabeza, acuérdate de ella, te mataría si te viera. No te achiques ante nada ni ante nadie. Llora como niña pero defiende como hombre del Medievo. La moral será esa, justo la que quieras coger y la ley, la patria, tú serás yo, yo y sus consecuencias.

No eres igual que el resto ¿acaso te gustaría? ¿te gustaría cumplir las normas? ¿ser políticamente correcta? No, ni te gustaría ni lo quieres, no Buscas algo mucho más sencillo que la norma y la regla, pero no lo encuentras No porque naciste en un mundo de cobardes y tú no doblegas.

Amar es el verbo del valiente, yo.

P.D: Te quiero yo, y ese es el problema.

cropped-cropped-stack-letters-447579_1920.jpg

Anuncios

2 comentarios en “Carta I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s